Edición 1.203 de La Revista Católica – El clima no es una moda, es una urgencia

0 Comments

 

DESCARGAR AQUÍ SINOPSIS DE LA EDICIÓN 1.203
El tema de la situación medioambiental se ha tomado las agendas políticas y mediáticas cada vez más los últimos meses, tanto por la urgencia de los problemas de larga data, como por eventos como los incendios que asolaron los bosques amazónicos. Se trata de un asunto de máxima gravedad, porque más allá de la manipulación que algunos pueden hacer de esta situación, resulta perentorio asumir los desafíos sociales y ambientales que se imponen por la fuerza de los hechos. Mientras la Iglesia Universal por medio de un sínodo mira a la Amazonia como uno de los lugares teológicos que aguijonean la conciencia cristiana, la comunidad internacional se prepara para una nueva cumbre climática que se llevará a cabo en Chile. Ambos temas son abordados en profundidad en la presente edición de La Revista Católica.
En este tiempo también la Iglesia se alegra por la canonización del Cardenal John Henry Newman, un ferviente anglicano que, ávido por la verdad, fue capaz de convertirse al catolicismo y dedicar su vida a estudiar, anunciar y testimoniar a Cristo según la enseñanza de la Iglesia unida al Papa.
En la perspectiva de la permanente revisión y conversión de las estructuras eclesiales para prevenir los abusos y la cultura del encubrimiento, ofrecemos una entrevista al sacerdote y psicólogo Luis Alfonso Zamorano, quien recientemente ha lanzado un libro en que relata tanto su dura experiencia acompañando a víctimas, como su propia vivencia sacerdotal de cara a este flagelo.
¡Un saludo fraterno y esperamos que los artículos de nuestros autores sean muy fecundos para ustedes y sus comunidades!

EDITORIAL

No es una moda, es una urgencia

Pareciera ser un tema de moda, pero no es así. La crisis ecológica que afrontamos como humanidad y como sociedad global es una realidad amenazante de la que recién estamos tomando conciencia, y tal vez, lo hacemos solo por los desastres naturales que arrecian cada vez con más frecuencia y que afectan a los más desprotegidos del mundo.
Como dice el Papa Francisco en su encíclica Laudato si’, hay que escuchar tanto «el clamor de la tierra como el clamor de los pobres» (LS 49), porque no hay dos crisis separadas, sino una degradación social y ambiental que van de la mano. Ese grito al cual alude el Santo Padre se hace rostro, herida y gemido en personas concretas, que padecen muchas veces injustamente las consecuencias de estilos de vida que amenazan el futuro de del planeta y, por ende, de nosotros, sus habitantes.
El debate público, frecuentemente desinformado e ideologizado, se toma los medios de comunicación, que dan cuenta de cómo la discusión está jalonada por múltiples intereses -muchos de ellos sensatos, justos y honestos- que convergen en esta coyuntura. Las discusiones políticas destempladas a nivel nacional e internacional que se apropian del discurso ambientalista, así como la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a realizarse en Chile (COP25), y especialmente Sínodo para la Amazonia, son una ocasión privilegiada para tomar la temperatura y valorar la madurez de este tema a nivel civil y eclesial.
Es una buena noticia ver que, a diferencia de otros ámbitos del quehacer social global, esta vez la Iglesia ha llegado a tiempo para afirmar con aplomo que este drama ambiental tiene raíces antropológicas y no meramente biológicas. Y, por eso, como cristianos estamos constreñidos a formarnos para responder a este signo de los tiempos, porque la preocupación ecológica dejó de ser una opción alternativa o un rasgo diferenciador de un sector social o eclesial particular. Hoy ser cristiano exige una clara conciencia ambiental.
El cuidado de la Casa común, neologismo con que Francisco se refiere al planeta Tierra, es un imperativo moral, una urgencia, una oportunidad para vivir coherentemente nuestra fe en un Dios que, lo mismo que creó a la raza humana, creó nuestro hábitat, aquel entorno natural que lleva al salmista a proclamar: «Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te fijes en él, el ser humano, para darle poder?» (Salmo 8).
La Revista Católica
DESCARGAR AQUÍ SINOPSIS DE LA EDICIÓN 1.203

Categories:

About La Revista Católica

Publicación teológico-pastoral de la Arquidiócesis de Santiago, fundada en 1843. Se edita desde el Seminario Pontificio Mayor de Santiago y su periodicidad es trimestral.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *